OS X no cuenta con ninguna aplicación exclusiva para desinstalar aplicaciones. Para hacer eso, las propias aplicaciones a desinstalar simplemente se arrastran a la papelera.

Ese es el método oficial para quitar aplicaciones que ya no queramos en OS X y aunque es efectivo, siempre nos puede quedar restos de archivos de configuración de la aplicación desinstalada.

Usando una aplicación como AppCleaner, podemos eliminar de manera limpia una aplicación más sus archivos de configuración. Y todo esto a lo Apple, arrastrar y soltar.

Todo esto lo cuento en el siguiente vídeo. Disponible a 1080p HD, ideal para verlo a pantalla completa. Enlace directo a Youtube.