Los tipos duros usamos la terminal tanto para actualizar como para limpiar nuestro sistema Linux, nada de interfaces gráficas, eso es de Windoleros y Maqueros.

En el caso de Ubuntu y Debian, que son las distros que nos ocupan hoy, válido también para demás basadas que usen apt, yo suelo logearme como root en una terminal y en una sola línea, o dos, suelo actualizar con update, upgrade, full-upgrade y limpiar con clean, autoclean y autoremove.

Para no andar metiendo las órdenes una por una en la terminal cada vez que queramos actualizar, aunque también es cierto que en la terminal usando la flecha desplazadora hacia arriba nos sale lo último que hemos ejecutado, os traigo este sencillo y no menos conocido tip para automatizar en una sola letra las faenas de actualizar y limpiar nuestra distro.

Si bien se puede poner todo en el mismo script, prefiero tenerlo en dos, uno para actualizar y otro para limpiar.

Update

Para actualizar crearemos un archivo llamado update que haremos ejecutable y alojaremos en /usr/local/bin/. Todo siempre desde la terminal, claro.

sudo gedit /usr/local/bin/update

Ponemos nuestra contraseña y en el archivo en blanco que se nos abre pegamos lo siguiente y guardamos cambios:

#!/bin/bash
sudo apt update && sudo apt upgrade && sudo apt full-upgrade

Ahora le damos permisos de ejecución con:

sudo chmod +x /usr/local/bin/update

Ahora cada vez que queramos actualizar nuestro sistema solo tendremos que ejecutar update desde la terminal y nos ahorraremos escribir una retaíla de comandos 😉

Clean

Seguimos los mismos pasos que antes para update. Crearemos un archivo llamado clean que haremos ejecutable y alojaremos en /usr/local/bin/. Todo siempre desde la terminal.

sudo gedit /usr/local/bin/clean

Ponemos nuestra contraseña y en el archivo en blanco que se nos abre pegamos lo siguiente y guardamos cambios:

#!/bin/bash
sudo apt clean && sudo apt autoclean && sudo apt autoremove

Le damos permisos de ejecución con:

sudo chmod +x /usr/local/bin/clean

Ahora cada vez que queramos limpiar nuestro sistema solo tendremos que ejecutar clean desde la terminal y nos ahorraremos escribir una retaíla de comandos, otra vez 😉

Esto es algo ya que habíamos visto, aunque algo más corto, en mi viejo blog Deb Linux allá por Agosto del 2012, pero que nunca viene mal recordar y suele ser útil para todos, nóveles y veteranos.

¿Por qué hacerlo díficil si puede ser fácil? Lo bueno si Linux dos veces bueno 😉