Parece una tontería, parece raro, parece quizás una locura, pero no lo es.

Hoy lancé por Twitter una pregunta para ver si alguien podía ayudarme, quería instalar Ubuntu, en este caso la 14.04.3 Trusty, pero sin instalar el gestor de arranque GRUB. A la gente le resulta raro que quieras instalar una distro sin el gestor de arranque GRUB, pero todo tiene su explicación.

Por descontado, si vas a instalar Ubuntu como única distro, obligatoriamente debes instalar el GRUB o no podrás iniciarla. Blanco y en botella es leche.

Cuando es otro GRUB el que se encarga de Ubuntu

Y aquí es donde está el quid de la cuestión ¿que pasa cuando en donde vas a instalar Ubuntu tienes otras distros Linux y no quieres que sea el GRUB de Ubuntu quien se encargue de manejarlas?

Hay distros que en su instalación te dan opción a no instalar el GRUB, así que si no lo quieres solo debes desmarcar esa opción y punto, pero Ubuntu no te da esa opción, solo te da a elegir la partición en la que quieres el GRUB, normalmente en /dev/sda.

¡¡¡Pero entonces si no instalas Ubuntu con GRUB no podrás iniciarlo, insensato!!!

Falso, en un equipo en donde tengas otras distros y una de esas sea la que se encargue del GRUB puedes instalar otra distro sin GRUB y luego agregarla al GRUB de la distro dominante, o sea, la que tiene el GRUB activo.

Por mi experiencia se que el GRUB de Ubuntu es “regularcillo” tirando a malo; por ejemplo, en mi Lenovo tengo 4 distros. 1 Manjaro, 2 Antergos y ahora 1 Ubuntu, cuando instalo Ubuntu y se instala su GRUB no agrega bien a las otras distros y Manjaro siempre me da error al iniciar, kernel panic, por lo que tengo que entrar manualmente al grub.cfg de Ubuntu y añadir la entrada de Manjaro para que esta pueda iniciar con normalidad.

Por mi experiencia también se que unos de los mejores GRUBs es el de Manjaro, nunca me falla por más distros que comparta en el mismo equipo, las agragera a su GRUB aún habiendo más de un Kernel por distro, cosa en donde el GRUB de Ubuntu falla más que una escopeta de feria.

Un GRUB para manjearlas a todas

Sabiendo todo esto, la idea es la siguiente, instalar Ubuntu junto a Manjaro y Antergos pero sin instalar su GRUB; luego iniciar en Manjaro y desde Manjaro regenerar su GRUB, así Manjaro, agregará a Ubuntu en su GRUB y en el próximo inicio ya podremos iniciar Ubuntu.

El problema es que el instalador de Ubuntu, llamado Ubiquity, no da opción a no instalar el GRUB y te lo tienes que comer por cojones.

Si bien puedes dejar que Ubuntu instale su GRUB y luego arreglar manualmente la entrada de Manjaro, iniciar en Manjaro y reinstalar de nuevo su GRUB, la cosa se habría arreglado, la pega es que, cuando a Ubuntu le de por actualizar su GRUB, te encontrarás en las mismas y tendrás que volver a hacer todo el proceso pues Ubuntu nuevamente se habrá adueñado del GRUB.

El truco del almendruco

Parece mentira lo que la picha estira, y parece mentira que Googleando, en español, sobre cómo instalar Ubuntu sin GRUB no te lleve a ningún sitio útil, y ni siquiera haya algún tutto de un latino con la solución, raro raro.

Es por esto que hace mucho que las búsquedas en Google, para estos temas, las hago siempre en inglés, siempre encuentras algo.

Y ahora veremos unas imágenes del invento. En esta primera imagen he iniciado la instalación de Ubuntu desde el icono del escritorio y como podéis apreciar en la imagen, a la hora de asignar las particiones nos muestra un desplegable en donde tendremos que elegir donde se va a instalar el cargador de arranque GRUB, pero no da opción a decir que no queremos instalarlo.

Lo que haremos para que Ubuntu no nos instale su GRUB es iniciar, estando en el Live, desde la terminal el instalador Ubiquity con una orden específica. Esto debería decirlo los de Ubuntu y no lo dicen.

Estando en el Live y antes de empezar la instalación abrimos una terminal y lanzamos Ubiquity con una de estas dos órdenes.

Esta es la que yo he usado y perfecto.

ubiquity -b

También podemos usar esta otra, no la he llegado a probar.

ubiquity --no-bootloader

Ahora cuando lleguemos al paso de asignar las particiones veremos que la opción de instalar el GRUB ya no está, ha desaparecido, y la instalación de Ubuntu se completa con normalidad pero sin instalar su GRUB.

Imagen en donde vemos que inicié el instalador desde la terminal con la opción ubiquity -b

Así de fácil era, y sin embargo en toda la internet no hay nadie que diga esto en español, yo seré el primero “muhahahaha” (risa diabólica) 😛

Ahora solo queda agregar, en mi caso, Ubuntu al GRUB de Manjaro, pues es el GRUB de Manjaro quien se encarga del arranque de mis 4 distros del Lenovo.

Iniciando en Manjaro solo debemos regenerar su GRUB y voilá, ya tenemos a Ubuntu en la lista para poder iniciar con el 😉

Más info sobre ubiquity la tenéis en la terminal con man ubiquity o entrando aquí.

Enjoy 😉

Referancias | Ask Ubuntu