Que Telegram es infinitamente mejor que WhatsApp lo sabe hasta un niño de primaria, lo que pasa es lo que pasa, que cuando un burro coge una linde y la linde se acaba… el burro sigue.

Yo solo aconsejo usar el cliente oficial y no otro, y ante todo vaya mi respeto para esa gente que empaqueta el cliente oficial, Telegram Desktop, para alguna distro Linux, ya sea para Ubuntu en PPAs o en el caso de KaOS, que es la propia desarrolladora quien se encarga de tener siempre al día Telegram en sus repos oficiales.

Empecemos por el principio, como se empiezan las cosas. Este es el único cliente oficial de Telegram Desktop, no acepte imitaciones.

En esa web podemos encontrar los instaladores para Mac OS y para Windows, que igualmente aconsejo para estos dos sistemas. El Telegram de la App Store de Apple va como el culo, probado por mi.

¿Y para Linux?

Pues para Linux nos bajamos el paquete de nuestra arquitectura, 32 o 64 bits. En este momento va por la versión 0.9.48 y lo encontraremos en un paquete comprimido como (tsetup.0.9.48.tar.xz)

Desde el click derecho del ratón extraemos o descomprimimos el paquete y nos dará una carpeta resultante llamada Telegram que contiene dos archivos, Telegram y Updater.

Podemos picar con el derecho del ratón en esos archivos para comprobar que tienen permisos de ejecución. Propiedades, Permisos.

Normalmente los tiene, si no se los damos.

Ubicar Telegram en nuestro directorio personal o /home

Teniendo en cuenta que solo nosotros tenemos acceso a nuestra cuenta de usuario, algo que debería estar dentro de la normalidad, es más cómodo tener Telegram en nuestro directorio personal sobre todo para cuando hayan actualizaciones. De esta manera Telegram se irá actualizando de manera automática desde la propia aplicación sin requerir ningún permiso especial o raruno, solo nuestra intervención.

Si lo ubicamos en /opt, por ejemplo, cada vez que hayan actualizaciones tendremos que inciarlo con sudo, y es mejor no correr programas como root si no es necesario.

Ahora crearemos una carpeta oculta en nuestro directorio personal a la que llamaremos .TD, por ejemplo. Pueden usar el nombre que quieran. Lo de meterlo en una carpeta oculta es para que no esté en medio y no la borremos por accidente.

Nos situamos en nuestro directorio personal con nuestro navegador de archivos, Nautilus de Gnome en mi caso, y activamos la opción mostrar los archivos ocultos.

Ahora click derecho y creamos la carpeta .TD (debe llevar un punto delante para que permanezca oculta después de desmarcar la opción de ver los archivos ocultos) y dentro de esta carpeta metemos la carpeta Telegram antes descomprimida.

Con esto lo tendremos instalado, o mejor dicho, colocado en su sitio para que funcione.

Iniciando Telegram por primera vez

Para iniciar Telegram por primera vez solo debemos hacer doble click en el archivo Telegram de la carpeta descomprimida y se nos abrirá el programa para que le metamos nuestro número de teléfono y nos envíe el código de activación.

Luego podemos hacer lo demás, ponerlo en nuestro idioma si viniera en inglés y entrar a las preferencias para configurarlo a nuestro gusto. Fondo, seguridad etc…

Una vez que Telegram haya iniciado y se haya usado por primera vez creará de manera automática su icono, sea el escritorio que sea, en Aplicaciones / Internet para que puedas, si quieres, iniciarlo desde ahí en próximos usos. No tienes que hacer nada más.

El propio Telegram nos avisará cuando hayan actualizaciones, o bien podemos verlo desde las preferencias del programa.

Extra: Limpieza de una instalación anterior para empezar desde cero

Si ya tenías una instalación anterior de Telegram desde repos de tu distro, desde algún PPA, o desde esta misma manera que he descrito y te va mal o lo que sea, y quieres empezar en limpio con una nueva instalación debes hacer limpieza antes.

Desinstala Telegram con tu gestor de paquetes si lo tenías de repositorios o bórralo de donde lo tuvieras si lo tenías instalado o ubiucado por tu cuenta.

Ahora debes eliminar los siguientes directorios, cachés, configuraciones y archivos, para empezar en limpio y estrenar el mensajero.

Los que llevan un punto delante son directorios ocultos, ya sabes como se muestran.

  • /home/.TelegramDesktop

Borrar archivo

  • /home/.local/share/applications/telegramdesktop.desktop

Si en las carpetas ocultas .cache y .config de tu directorio personal te saliera algo relacionado con Telegram bórralo igualmente, a mi no me sale nada.

Ahora que has limpiado la brosa de una instalación anterior puedes empezar con una nueva tal y como he descrito. Método fiable y funcional 100% avalado por Yoyo y un señor con bigote 😛

Huye de WhatsApp como quien huye de la peste y no te quiebres la cabeza para tener Telegram en tu distro Linux, como ves, es más fácil de lo que creías y no hay que acudir a repositorios extraños.

Que la fuerza te acompañe 😉

PD: Mierda pa Movistar.