Esto parece una broma, cachondeo, pero no lo es, Linux Mint Mate me ha durado solo un día en mi Acer Aspire E5-571PG. Ha pasado lo que pasa siempre, lo que tenía que pasar, y es que al final todos los caminos conducen a Debian.

Si es que la cabra tira al monte y no he podido pasar sin mi Gnome, y ya que Antergos desprecia mi Acer Aspire he vuelto a la que nunca se olvida, la que fue mi casa tanto tiempo, Debian.

Lo he hecho con la rama testing, actual Stretch pero apuntando a testing en el sources.list. De esta manera estoy actualizado sin perder estabilidad y en una especie de casi rolling release.

Como veis en la captura trae Gnome 3.20.2, actual versión estable de este popular escritorio. A estas alturas tener algo más antiguo como que no. Respecto al Artwork he usado lo mismo que en todas, Arc GTK Theme y Numix de Iconos. Todas mis distros son iguales.

Debian Testing instalación en UEFI + GPT + Bumblebee

Y aquí es donde realmente viene lo gordo, lo que podría parecer complicado pero al contrario, ha sido un juego de niños.

La instalación la he llevado a cabo con el DVD1 de testing fechado en 22 de agosto del 2016. Por supuesto, en 64 bits y el hardware de este portátil ya lo conocéis.

UEFI + GPT junto a Windows 10

Al igual que en Ubuntu o Linux Mint la instalación en UEFI es sumamente sencilla, en el instalador se le asigna, sin formatear, la partición de FAT32 UEFI de Windows como partición de arranque UEFI (/boot/efi) y luego en otras particiones colocas la /raiz, /home si la haces separada, la swap y si haces alguna de datos aparte.

Al principio tenía un poco de miedo porque nunca había instalado Debian en UEFI y GPT, antes de hacer nada me puse a buscar en Google y vi decenas de liosos tutoriales, y resulta que que no era para tanto, al menos desde la instalación con el DVD1.

Cuando inicias desde el pendrive ya ves que es una instalación en UEFI, te lo marca arriba.

Al final de la instalación te instala el GRUB UEFI y te agrega Windows 10, cosa que no me hacía ni Antergos ni Manjaro y lo tenía que agregar yo luego.

Lo demás es vestirla a tu gusto, ya sabéis que Debian por defecto no viene muy presentable. Un tema GTK aquí, unos iconos allá, y un fondo de pantalla aquí.

Nividia Optimus el porculero

Y esta es la parte más temida, en Debian y Mint se hace de manera automática pero aquí no hay de eso.

Los que tenemos máquinas con dos gráficas, Nividia + Intel en este caso, tenemos un invento porculero llamado Nvidia Optimus, que es una tecnología creada por Nvidia para portátiles con dos chips gráficos, que consiste en cambiar entre los dos adaptadores gráficos de manera transparente mediante software, con el fin de ofrecer mayor rendimiento en aplicaciones gráficas exigentes y tener menor consumo de energía.

Para hacer esto tenemos que recurrir a Bumblebee, que es un proyecto que se encarga de esto para Linux.

Pues bien, instalarlo en Debian no ha sido para tanto, y ha entrado sin vaselina. Todas las instrucciones son del portal Unixmen, las cuales he seguido al pie de la letra y me ha ido de maravilla.

La instalación de Bumblebee se ha realizado sobre lo siguiente:

  • Intel Core i7-4510U
  • Intel HD Graphics 4400
  • Nvidia Geforce 840M 2GB VRAM
  • Debian testing (actual stretch) 64 bits

No hay que desinstalar los gráficos nouveau, la instalación de los nvidia ya se encarga de ponerlo en la lista negra para que no hayan conflictos.

Instalación de Bumblebee en Debian

No ha sido mi caso pero si ya teníais instalados los drivers Nvidia los eliminamos.

sudo apt purge nvidia*

Agregamos el soporte para arquitectura 32-bits en nuestra Debian 64-bits, vamos a instalar paquetes de 32-bits.

Como root o con sudo.

sudo dpkg --add-architecture i386

Actualizamos el sistema.

sudo apt update

Instalamos los siguiente paquetes necesarios. Antes de esto asegurarse de que en nuestro sources.list tenemos agregado en las líneas de los repos: contrib non-free

sudo apt install bbswitch-dkms intel-microcode firmware-linux-nonfree bumblebee bumblebee-nvidia primus primus-libs primus-libs:i386 linux-headers-$(uname -r)

Esto nos instalará los paquetes citados y un montón de dependencias, no asustarse.

Durante el proceso nos saldrá un mensaje diciendo que el módulo nouveau cargado en el sistema genera conflicto con los de nvidia, y que hay que reiniciar para solucionarlo. No hacemos caso, damos a aceptar y continuamos con el tutto.

De igual manera, si nos saliera algún otro mensaje diciendo que debemos configurar las X en Nvidia, ni caso, se acepta se cierra y seguimos. No pasa nada.

Ahora debemos configurar algo en Bumblebee.

Con nuestro editor favorito, yo he elegido gedit:

gksu gedit /etc/bumblebee/bumblebee.conf

Buscamos la línea en donde pone KernelDriver=nvidia y la dejamos tal que así, le agregamos un -current y guardamos cambios..

KernelDriver=nvidia-current

Ahora agregamos nuestro usuario al grupo bumblebee, en mi caso mi usuario es yoyo.

sudo addgroup yoyo bumblebee

Y para ir terminando debemos pasarle un parámetro al GRUB para que lo tenga en cuenta a la hora de iniciar.

gksu gedit /etc/default/grub

Buscamos la siguiente línea:

GRUB_CMDLINE_LINUX_DEFAULT="quiet"

Le agregamos rcutree.rcu_idle_gp_delay=1 para dejarlo tal que así y guardamos cambios.

GRUB_CMDLINE_LINUX_DEFAULT="quiet rcutree.rcu_idle_gp_delay=1"

Ya solo nos queda regenerar el GRUB para que tome los cambios.

sudo update-grub

Reiniciamos el sistema y listo!!!

Por defecto nos tomará la gráfica intel que gasta menos energía, para usar la nvidia podemos iniciar manualmente la aplicación con la orden optirun.

Adicionalmente también podemos instalar el panel de control de Nvidia.

sudo apt install nvidia-settings

La forma correcta de abrirlo en ordenadores con Optimus es la siguiente:

optirun -b none nvidia-settings -c :8

Hay más formas de jugar con optirun y otras opciones, de momento yo solo se lo básico, más que suficiente.

Como extra podemos instalar TLP para ahorrar batería, esto es independiente a Bumblebee y no interfiere.

sudo apt install tlp tlp-rdw

Luego activamos el servcio.

sudo tlp start

Impresiones finales.

Si bien Linux Mint Mate no iba mal en este equipo, equipo de altas prestaciones, en las mismas condiciones veo a Debian Gnome como más suelto, no se, lo noto muy ligero, muy suave, se maneja excelente.

Debian testing en una buena opción entre estar al día y correr poco peligro en la ramas de Debian, creo que es un buen equilibrio. Como en cualquier rolling, solo debemos prestar atención en las actualizaciones y ya.

A diferencia de Antergos y sus kernel panics aleatorios, aquí no hay ni rastro de esos problemas ni ninguna incompatibilidad de hardware. Dos distros, dos kernels, misma máquina. ¿Que cosas, no?

Debian es Debian y “a ti te encontré en la calle”, no es la primera vez que vuelvo a la madre, a la que siempre me ha acompañado en el HDD o en pensamientos.

Si no hay ningún inconveniente de los graves creo que mi Acer Aspire ya ha encontrado distro por un buen tiempo, y además, sigo estando en mi amado escritorio que, aunque Mate mola, no es Gnome.

Siento tanto salto de distro en pocos días, pero si quieres peces te debes mojar el culo.

Que la fuerza de la espiral os acompañe.