OS X Yosemite 10.10.5 ya está disponible como actualización pero, ¿basta solo con actualizar desde la App Store o hay que afinar nuestro sistema en cada actualización?

Ningún sistema operativo es perfecto y aunque OS X parece el de más fácil y descuidado manejo, no está exento de un mínimo mantenimiento.

Lo que contaré a continuación son experiencias personales, costumbres arrastradas de mis muchos años en Hackintosh. Ahora que tengo una máquina Mac original, un Mac mini Late 2012, he seguido con las mismas costumbres pues en mi experiencia he visto que es la mejor forma de mantener en forma al sistema.

El método de actualización que contaré a continuación no es el más rápido, requiere de más tiempo y de bajarse muchos más megas, por supuesto no estás obligado a seguirlo, pero si eres un maniático del mantenimiento, tienes algo de tiempo y buena conexión a internet, es el método que recomiendo.

Antes de empezar a meter la picha en la sopa te comento ¿Sabías que OS X también se puede actualizar vía terminal como en Linux? Ahí lo dejo 😉

Métodos de actualización en OS X

Ya que hemos visto el aviso de nueva actualización, en este caso y para el ejemplo se trata de saltar a OS X Yosemite 10.10.5 desde la 10.10.4. Las actualizaciones, por supuesto, son recomendables en cualquier sistema operativo, pues nos traen nuevas versiones de nuestros programas, nuevas funciones, y corrección de fallos.

La actualización a 10.10.5 puede variar en tamaño dependiendo de la máquina Mac. Nunca será del mismo tamaño la de un Mac Book de hace años, a la de otro Mac Book actual, o comparándola con otros productos como los iMac, Mac mini etc etc…

Mi caso concreto es un Mac mini Late 2012. (finales del año 2012)

acercade

Hay 2 tipos de actualizaciones, normal y combinada (combo update)

La actualización normal sería aquella que comprende desde una versión a otra inmediata, ejemplo de la 10.10.4 a la 10.10.5 de OS X Yosemite.

En mi caso, y una vez revisada desde la App Store, ocupa 815 MB. Las actualizaciones en OS X, hablando de las actualizaciones del sistema, siempre suelen ser escandalosamente grandes.

Esta sería la actualización recomendada para el usuario normal que no quiere preocuparse por demás historias, eso si, una vez la actualización terminada y reiniciado el equipo recomiendo encarecidamente reparar los permisos del disco para que nuestro sistema se ponga al día en el tema de permisos para los nuevos archivos incluidos en la nueva actualización.

Hasta aquí todo normal y podríamos dejar por terminado el tutorial de actualización, pero en mi caso me gusta llegar un poco más lejos, será cosa de la sangre linuxera, y prefiero afinar un poco más.

Actualización combinada (combo update)

Una actualización combinada (combo update) integra en un solo archivo todas las actualizaciones desde que salió la primera versión del sistema hasta la última.

Veamos, en una actualización combinada tendríamos en un solo paquete o archivo todas las actualizaciones de OS X Yosemite 10.10.x, ósea, desde la 10.10.1 hasta esta última 10.10.5. Contamos un total de 5 actualizaciones (10.10.1, 10.10.2, 10.10.3, 10.10.4, y 10.10.5)

Es por eso que el archivo combo update es mucho más grande que una simple actualización normal. 2,12 GB del combo update frente a los 815 MB de la actualización normal.

¿Por qué recomiendo actualizar desde el combo update?

Esta pregunta tiene fácil respuesta.

Con el paso del tiempo y el uso de nuestro sistema, y según el uso que le demos, más o menos cuidadoso, hay veces que podemos “estropear” archivos y nuestro sistema o determinado software nos puede fallar o no ir como debiera. Una simple actualización, de una versión a otra inmediata, no arregla estos inconvenientes si hablamos por ejemplo desde la versión 10.10.4 hacia atrás; sin embargo, si actualizamos en limpio nuestro sistema con una actualización combinada (combo update) tendremos todos esos archivos sanos, desde la 10.10.1 a la 10.10.5, pudiendo corregir pequeños desajustes de nuestro sistema.

Parece un poco de lío pero espero haberme explicado para que se entienda.

¿Y cómo nos descargamos el combo update?

Ya que el combo update no se entrega vía App Store debemos ir a por el. Si no sabes la dirección exacta es bien fácil dar con ella, basta con poner en Google OS X Yosemite 10.10.5 Combo Update y te llevará a la propia web de Apple.

No hay que preocuparse por el idioma inglés pues es multilenguaje.

Pasos previos a aplicar el combo update

Esta actualización que nos hemos descargado en un archivo .dmg se instala simplemente haciendo un doble click sobre el .dmg y siguiendo un asistente, pero antes de esto está la previa o el truco.

Nos dirigimos a la utilidad de discos y seleccionando la unidad o partición donde tengamos instalado Yosemite le damos a reparar permisos. Esperamos a que termine y luego podemos borrar el historial y cerrar la utilidad de discos.

Ya estamos preparados para instalar el combo update, doble click sobre el .dmg y seguimos el asistente. Esto podrá tardar un buen rato dependiendo de nuestro hardware, recuerden que estamos aplicando una actualización de más de 2 GB.

Terminada la instalación de los archivos de actualización nos pedirá reiniciar y seguirá con el proceso de actualización fuera del entorno de escritorio.

Después de aplicar el combo update y reiniciar

Y aquí llega el paso más importante a hacer después de la actualización, debemos nuevamente abrir la utilidad de discos y reparar permisos, otra vez. Esta es más necesaria que la vez que se hizo antes de instalar el combo.

Con esto, y en los sucesivos reinicios, notaremos nuestro sistema más fluido y preparado para trabajar sin ninguna queja desde nuestro recién actualizado OS X Yosemite 10.10.5.

Notas finales

Todo se resume en, reparar permisos desde la utilidad de discos antes y después actualizar con el combo update. Por supuesto, esto no es el santo grial ni he descubierto la pólvora, solo es una manera, mi manera, de actualizar en OS X según la experiencia que he ido acumulando en todos mis años con OS X.

Cada sistema es útil en su campo y cada sistema tiene su cometido. Nosotros, como buenos geeks de los sistemas, nos gusta tenerlo lo más operativo posible.

Me fui!!! 😀