El Distrohopping ha muerto, bienvenido el Salseo Linux.

Oh todopoderoso Tux, no soy digno de probar tus distros Linux pero una sola palabra tuya bastará para redimirme.

Reconozco que en ocasiones veo muertos, sobre todo por internet y la tele, y reconozco que estaba muy reticente a instalar Korora 22, sobre todo por su incomprensible instalador Anaconda, instalador de Fedora.

Comienzo la serie de entradas dedicadas a probar distribuciones Linux, lo que normalmente se llama Distrohopping. Como esa palabra está muy manida es hora de cambiarla y en mi caso, el ir probando distros, viendo como trabajan, sus caracteristicas y demás, lo llamaré Salseo Linux. Porque en la variedad está la salsa de la vida, el gusto por lo bueno 😉

Korora 22, una Fedora 22 súper vitaminada

Como todos sabéis, o al mnenos eso espero, Korora es una distribución Linux basada en Fedora pero de las llamadas Out The Box (instalar y listo). Podríamos decir que Korora es a Fedora lo que Linux Mint a Ubuntu. (o Antergos a Arch Linux)

Por supuesto, me la he bajado con Gnome, cada día lo amo más y Gnome 3.18 va a ser la “polla echá en vinagre”; o sea, lo mejón de lo mejón 😉

Para este mi segundo Salseo Linux, que ha llegado después de Ubuntu, he elegido a Korora pues soy demasiado vago para instalar Fedora y vitaminarla en post-instalación.

He de decir y recalcar, que aunque en un principio el gestor de paquetes DNF me pareció lento, luego de la gran actualización post-instalación mejoró de una manera brutal y ahora es rápido. Me gusta, no voy a negarlo.

Igualmente me ha encantado la GUI para DNF, pero todo esto, se explica en el vídeo… ¿que vídeo?, el de abajo 😉

Vídeo disponible a 1080p HD, ideal para verlo a pantalla completa. Enlace directo a Youtube.

¿Será esta mi reconciliación con las distros RPM?, No lo se, pero desde luego tiene todas las papeletas para la rifa.

Parece que este va a ser el comienzo de una bonita amistad 😉