Yo no escogí ser como soy, pero si elegí seguir siendo lo mismo.

Cuanto más te recuerdo más quiero olvidarte, no me haces falta pero te necesito.

Tal vez sea la hora de parar el tren y bajarme, aunque sea en marcha. No me gusta la gente que me mira, que me habla, que pasa cerca de mi. No me gustan los conocidos, prefiero gente extraña. Hola y adiós.

A veces pienso que no se pensar porque nada de lo que pienso me sale bien, ni tu siquiera.

Es hora de parar mi sombra, de esconderla, de ver las cosas pasar sin que me pasen las cosas. No me apetece, así no, deberías saberlo, debería saberlo.

Yo no escogí ser como soy pero si elegí seguir siendo lo mismo, y ya no se cambiar, no puedo cambiar.

Parada obligatoria. Demasiado viejo para morir joven.

Nos vemos en 2016.