A cada nuevo lanzamiento de Kernel son muchos los blogs que se apresuran a contarte cómo actualizar a esa nueva versión en Ubuntu y basadas, pero ojo, lo que nadie te cuenta es que tiene sus riesgos. Si sigues sus manuales y, actualizas tu Kernel, teniendo los drivers gráficos propietarios, Nvidia o AMD/ATI instalados, despídete de tu entorno de escritorio y volverás a Windows llorando maldiciendo al bloguero de turno, a Linux y a su p*ta madre.

Partiendo de la base que estas actualizaciones no son obligatorias ni necesarias, y en algunos casos no son recomendadas (si te va bien en el kernel que te puso Ubuntu no toques nada), y teniendo en cuenta que ya sabes esta información pero aún así quieres estar a la última, tan sólo has de seguir estas, mis instrucciones.

Puedes estar seguro que yo nunca miento ni tergiverso la verdad, y por supuesto, siempre pruebo en mis propias carnes todo antes de publicarlo.

Antes de nada la consabida advertencia: En ningún caso me hago responsable de lo que pueda pasarle a tu distro, tu eres, como usuario final, el único responsable de donde metes las manos. Si te va bien y estás feliz como estás, las manos quietas 😉

Equipo y distro de pruebas

Este tutorial está realizado desde Linux Mint 17.3, lo que viene siendo Ubuntu Trusty 14.04.3. Válido para demás Ubuntu y basadas siempre que estemos usando drivers gráficos libres como los de Intel, los Nouveau de Nvidia y los de AMD/ATI que no se como se llaman (sorry)

En mi equipo tengo una gráfica integrada Intel HD Graphics 2500.

NOTA: Si tienes instalados los drivers gráficos propietarios Nvidia o AMD/ATI no hagas nada aún, no instales nada, ya avisaré más abajo.

¿Qué trae de nuevo el Kernel Linux 4.4?

Muy buena pregunta, si señor. Pues trae muchas cosas y todas buenas, y además es una versión LTS (soporte por largo tiempo) de Kernel, lo cual nos garantiza que vamos a recibir muchas actualizaciones durante su tiempo de soporte.

Pero no seré yo quien os explique las novedades, eso se lo dejo a los compañeros de GNU Linux Vagos que saben hacerlo mejor que yo, y de paso me ahorran trabajo 😀

Ya que estamos decididos a “fapearnos” con el 4.4 (no confundir a fapearnos en el 4×4), debemos ir al kernel-ppa/mainline, que es donde Ubuntu va colgando los Kernels en .deb una vez compilados. Ojo, ellos dicen que son Kernels para el testeo, así que debemos usarlos con precaución, como los medicamentos que dan “soñarrera”.

Para facilitaros las cosas nos vamos directamente a esta nueva versión 4.4, publicada hace apenas unas horas. Al entrar nos encontraremos lo siguiente. (no toquéis aún nada, ni os toquéis que os quedáis ciegos)

Como podéis ver en la imagen hay que bajarse tres paquetes en concreto, los que sean referentes a nuestra arquitectura. En mi caso tengo Linux Mint en 64 bits.

  • linux-headers_amd64.deb
  • linux-headers_all.deb (común a todas las arquitecturas, 32 y 64 bits)
  • linux-image_amd64.deb

Para 32 bits (i386), Kernel de baja latencia (lowlatency) y armhf (es la primera vez que lo veo) debéis bajaros los equivalentes a los míos pero en esos otros.

Ya que los tenemos bajados, o descargados, y para hacer sencillas las cosas, vamos a situarlos, por ejemplo, en nuestro directorio personal o también llamado /home, que queda más freak.

Instalación del nuevo Kernel desde los .deb

Ahora es cuando viene lo divertido y emocionante. Abrimos una terminal en nuestra home, click derecho abrir en un terminal, y procedemos a lanzarle la orden de instalación de paquetes uno por uno. DKPG sabe muy bien en que orden debe instalarlos, el comodín asterisco (*) se usa para indicarle que instale todo lo que haya en .deb.

$ sudo dpkg -i *.deb

Una vez instalado el nuevo Kernel, y si todo ha ido de manera satisfactoria, aunque en la instalación ya ha regenerado el GRUB por su cuenta, lo hace al final del proceso, para asegurarnos lo hacemos nosotros igualmente. De esta forma tenemos la seguridad que el nuevo kernel se agrega al GRUB. Por defecto iniciará con este 4.4 por ser el más alto.

$ sudo update-grub

Unas capturas del proceso.

Reiniciamos y ya podemos entrar con nuestro nuevo y flamante Kernel 4.4, que como dije antes será el de por defecto. Si queremos iniciar con otro, en el propio booteo, en opciones avanzadas para Ubuntu (o cualquier otra) entramos y escogemos otro kernel de los anteriores.

IMPORTANTE: Si como en mi caso no es el GRUB de Ubuntu quien se encarga del arranque de la distro o distros, debemos entrar a la distro con el GRUB jefe, en mi caso Antergos, y regenerar el GRUB de esa distro para que nos detecte nuestro nuevo Kernel 4.4. Luego ya podemos ir a Ubuntu o Mint e iniciar con nuestro nuevo Kernel.

Regenerando el GRUB en Antergos.

Cómo podéis apreciar en la siguiente imagen, tengo actualmente tres kernel instalados, dos de repositrios de Linux Mint y este nuevo 4.4. Desde esta pantalla es desde donde podemos iniciar con un kernel diferente.

Ya solo nos quedaría entrar a la distro con nuestro nuevo Kernel y disfrutar de sus bondades. En mi caso no noto diferencias palpables pero aún no llevo ni una hora en este kernel, no se pueden sacar conclusiones. Estos nuevos kernels están más indicados para hardware de última generación, y mi Lenovo ya es algo maduro, pero no viejo.

NOTA: Si por lo que sea el kernel no nos va bien, o queremos quitarlo por algún motivo, siempre podemos desinstalarlo o bien desde la terminal, o como es mi caso y por comodidad, desde synaptic. Podemos acceder de manera rápida desde Synaptic, Origen, Local; ahí veremos el kernel 4.4 que recien hemos instalado, solo tenemos que eliminar los tres paquetes y luego volver a regenerar el GRUB como vimos más arriba.

¿Qué pasa si estoy usando drivers gráficos propietarios de Nvidia o AMD/ATI?

Aquí la cosa se complica algo, no es tan fácil como hacer el proceso teniendo únicamente drivers gráficos libres. Mucho cuidado, la cosa puede funcionar o no, pues para que funcione esos drivers gráficos propietarios deben compilarse/instalarse sobre el nuevo Kernel, y no siempre funciona.

A mi me ha fallado alguna vez, cuando hace tiempo usaba Nvidia con gráficos propietarios, pero otras me funcionó, así que no se que decirte, solo te explicaré los pasos a seguir en caso de que te aventures.

Si te aventuras los pasos son los siguientes:

  • Ir al administrador de controladores de Ubuntu o Mint
  • Desinstalar los driver gráficos propietarios escogiendo los nouveau (Nvidia) o los AMD/ATI equivalentes
  • Reiniciar la distro
  • Si hemos iniciado con los drivers libres instalar el Kernel 4.4 siguiendo las instrucciones
  • Reiniciar de nuevo la distro si no hubo fallos en la instalación del kernel
  • Estando en el nuevo kernel 4.4 abrir de nuevo el administrador de controladores de Ubuntu o Mint e instalar de nuevo los drivers gráficos propietarios según nuestra gráfica
  • Rezar y volver a reiniciar esperando que todo funcione y no nos encontremos con una pantalla negra

Esto puede servir o no, a ti te lo dejo, a mi me ha fallado 2 de 6, tu mismo 😉

¿Queríais de vuelta los posts escritos, queríais caldo? pues tomad dos tazas 😛

Y si, la hora que sale en las capturas es la real, no podía dormir y que mejor que darle leña al mono que es de goma.

Que la fuerza os acompañe 😉